– Manifiesto-

 

 

La búsqueda del tesoro

Somos militantes activas del movimiento trans que ha emergido en estos años en nuestra ciudad, Barcelona.                 Venimos de las terapias de grupo, de las cicatrices, de las cajas de hormonas, de horas sin dormir con la mirada clavada en el espejo.  Venimos de espacios feministas, tranzmarikabollos, okupados, anticapitalistas, antipsiquiátricos, artísticos y performativos, pero sin duda alguna, somos herederas del colectivo Guerrilla Travolaka.

En los últimos meses hemos vivido un periodo de transición. Tras las fuertes críticas al modelo patologizador de la transexualidad se ha generado el debate sobre cómo construir una alternativa a ese paradigma y de qué manera abordar en el futuro la cuestión trans desde distintos ámbitos. A eso nos hemos dedicado estos meses.

No estabamos dormidas, estábamos pensando, reflexionando, estudiando la estrategia, fortaleciendo alianzas con otros colectivos, afilando los cuchillos.                                                                                                                                                                  Y aquí estamos de nuevo, la resistencia trans. Listas para izar de nuevo las velas y volver a la carga. Seguimos con el sabotaje trans al binomio hombre-mujer, al sistema hetero-normativo.

Nuestro proyecto político es construir redes sólidas, espacios de seguridad, de reflexión en los que poder dudar, preguntar, en los que poder caer y volverse a levantar.                                                                                                                         Transformar el paradigma desde el que hablamos de lo trans, arrancarles la palabra a los médicos, a los curas, a los jueces, a los poderosos, y escuchar a las que están en la trinchera, luchando con y contra sus propios cuerpos, con sus sexualidades, con sus vidas.                                                                                                                                                                                   Visibilizar otras identidades, las no normativas, identidades en fuga.                                                                                                     Evidenciar la violencia que viven nuestros cuerpos, deconstruir la naturalización de lo femenino y lo masculino. Cuestionar el dogmatismo imperante sobre la verdadera transexualidad y la transfobia hacía todo lo que no sea un proceso de  reasignación sexual normativo.                                                                                                                                                                                                                                             Mostrar los efectos colaterales de la patologización: las cirugías de riesgo, las auto-hormonaciones, feminidades y masculinidades automatizadas, estereotipicas, de manual, de farmacia.                                                                                          Denunciar la exclusión social de nuestras compañeras en las calles de esta ciudad, la violencia estructural que recae sobre ellas y lo que representan socialmente.                                                                                                                                             Poner palabras a la violencia contra las personas intersex y generar espacios desde donde escuchar sus recorridos. Ahora que hemos situado en la agenda política de los movimientos sociales el debate sobre la patologización de la transexualidad, queremos ir  más allá de la crítica, Hacer propuestas radicales y sostenibles sobre cómo atender las demandas de las personas trans en nuestros sistemas sanitarios, para poco a poco ir desmontando el sistema de género dominante.

No  nos da miedo el debate porque tenemos argumentos pero sobretodo vivencias.                                                                        No nos da miedo llegar a la arena con los leones, sentarnos a escuchar a nuestros propios fantasmas.                                       Salir del elitismo del movimiento social trans, y aprender a escuchar lo que dicen las comunidades de base.               Inventar identidades trans bellas, para que nadie sienta de nuevo vergüenza de encarnarlas.                                                        No aceptamos un diagnóstico como respuesta a nuestra pregunta.                                                                                                            El dolor que sentimos no está en nosotras, sino que se materializa en nosotras.

Acción política,  militancia de calle, crítica y alternativa.

Espacios de diálogo, de seguridad,

Resistencia Trans, Furia contra la Disforia,

Piratas del género en plena búsqueda

Nuestros cuerpos, islas del tesoro

La belleza trans que no está en los manuales,

Ni en los anuncios, ni en los cuentos de hadas,

Cicatrices que hablan de nuestros viajes,

Diagnósticos en un cajón y reconciliación con el espejo

La duda, la idea, la calle y la lucha.

TRANS-BLOCK

Piratas del Género

En CSO Can Vies, 3 de marzo del 2010

Anuncios



A %d blogueros les gusta esto: